BIENVENIDOS

Después de perder mi terror tecnológico con el Facebook, me lanzo a la aventura definitiva, el plasmar mis vivencias, recuerdos y en otras ocasiones aventuras imaginarias. En este blog sin mas preámbulos, os doy a todos la bienvenida a este rincón del guerrero consciente.

domingo, 23 de febrero de 2020

DESCUBRIMIENTO III-NUEVO MUNDO

    Madrugada del 12 de octubre de 1492, la "Nao Capitana" y las dos carabelas han fondeado, frente a ellas a unas pocas millas iluminada suavemente por la luna, se divisa la ansiada Tierra.
    Unas suaves colinas que se adivinan pobladas de frondosas arboledas. Bajo las colinas una playa de arena blanquísima acariciada por las aguas. De las dos carabelas salieron sendos botes que permanecen amarrados a la "Nao Capitana".En el camarote del Almirante está reunido el Estado Mayor de la flotilla.
    -Almirante, se diría que Dios a puesto estas leguas de tierra delante vuestro para salvar esta expedición. Ayer cuando jurasteis sobre la Biblia que antes de dos días arribaríamos a tierra, pensé que erais un loco, pues la osadía de prometerle a unos hombres desesperados algo que no se puede cumplir, tiende a pagarse mas caro que el oro.
    Pero hoy se que sois un genio, pues sabíais que cumpliríais.
    -Gracias Vicente, sin duda la ayuda de Dios Nuestro Señor, como para todos los quehaceres de la vida a sido necesaria, pero ademas yo tenía un arma, los conocimientos geográficos de nuestro tiempo.
    Mientras Vicente Yañez Pinzón adulaba a Colón, su hermano Martín Alonso tenia el gesto adusto y la mirada torva, todavía estaba tratando de dilucidar lo que era Colón, el loco con mayor suerte del mundo o un puro genio. Pero fuese lo que fuese Colón, genio o demente, Martín Pinzón cada día confiaba menos en el, un extranjero salido de la nada, que había engatusado con su palabrería de mercader de alhajas a sus Majestades Los Reyes, estos en "Las Capitulaciones de Santa Fe"(1), lo habían nombrado "Almirante del Mar Océano"ademas de Virrey y Gobernador General de todos los territorios que descubriese, y esto fue en abril, seis meses antes de salir.
    Todavía no tenían ni barcos y ya era Virrey, cuando si no fuese por el, por Martín Alonso Pinzón, nunca hubiese llegado a tener naves disponibles para la expedición, ni mucho menos marineros para tripularlas(2), pero el solo era el Capitan de una Carabela.
    El mayor de los Pinzón se debatía en su fuero interno entre la alegría por haber arribado a tierra salvando el pellejo, y la rabia de que una vez mas ese Genovés con ínfulas de "Magnate de Castilla"(3), se había salido con la suya.
    Todo esto pensaba el mayor de "los Pinzones", mientras veía pavonearse al Señor Almirante del Mar Océano.
    -Bien mis buenos Capitanes, mañana a las primeras luces, desembarcaremos en un par de botes, en el primero ire yo, con el Señor Capellán, el estandarte Real y media docena de hombre bien provistos de hierro, en el segundo iras tu, Martín, como mi segundo al Mando y siete u ocho de los nuestros, también preparados para lo que fuese.
    Vicente a ti te necesito aquí al Mando de las Naves, si esta primera exploración resulta sin contratiempos, veremos manera y formas de seguir con nuestra Misión.
    Ahora Caballeros, descansemos, mañana nos espera un día Toledano(4).
    Pocos marineros conciliaban el sueño en la "Santa María", cuando se produjo el avistamiento de tierra, todavía era noche cerrada. Pero ahora con la pequeña Escuadra fondeada frente a la costa, y el sol asomando, se divisaban claramente varias hogueras en la línea de Playa, los "Indios"nos habían visto, digo Indios, pues suponiéndose que  hemos arribado a las Indias, parece de justicia llamarles así. La primera hoguera esta casi en el mismo agua, la siguiente en mitad de la playa, y las otras se adivinan por su humareda, ya en el interior de los bosques que parecen extraordinariamente frondosos, cada pocos minutos se emiten señales de humo desde estas hogueras, siguiendo la línea ya descrita.
    Las personas que están en la playa están organizadas y son inteligentes, con un sistema de señales a larga distancia, y están avisando de nuestra llegada.
    -Atentos todos, a formar.
    La voz potente de Martín Alonso Pinzón Capitán de "La Pinta", atrona en la cubierta de la "Santa María"
    -Dentro de una hora partiremos a tierra, en dos faluas, en la primera irán:
El Almirante Don Cristobal Colón.
El Contramaestre Don Bartolome García en calidad de Portaestandarte.
Don Rodrigo de Escobedo en calidad de escribano, para dejar constancia de todo lo que se aconteciere.
Y los Marineros
Juan de Moguer
Juan de la Plaza
Lope Calafate
Miguel de Soria
Pedro de Arcos 
Domingo de Lekeitio.
En el segundo bote, conmigo, irán:
El Contramaestre Don Juan Quintero de Algruta.
y los Marineros:
Juan Reinal.
Juan Bermudo.
Martín de Urtubía.
Pedro de Lepe.
Sancho de Rama.
Pedro Sanchez de Martilla.
    -Maldita la suerte, Domingo nos toca a ti y a mi, en el primer desembarco.
    -Si, que será el último si vienen mal dadas.
    -Si mil guerreros nos masacran en esa playa de ahí delante, Vicente Pinzón no desembarcara para ayudarnos, sería un suicidio, y yo tampoco lo haría.
    -Como mucho abrirá fuego con los falconetes(5), y si estos ahuyentan a los Indios, vendrá a por nosotros, pero no lanzará un asalto a la buena de Dios, alguien tiene que salvar la vida para contar que a pasado.
    El oleaje es suave y la falua se mece al ritmo constante de los remos, la cubierta del bote esta repleta de acero, espadas, dagas, y un par de arcabuces, apenas dejan espacio para los remeros. Que ya se sabe que cuando se va de camino a lo desconocido, es mejor ir cargado de hierro y escaso de equipaje.
    En la proa del bote el Contramaestre, con la mirada perdida sigue instintivamente el balanceo  con sus rodillas para mantener el equilibrio en pie, mientras con su mano diestra sostiene en alto el Estandarte Real con su enorme Aguila, la cual parece en su hierático gesto, no deje de mirar las nuevas tierras ganadas para los Reyes Isabel y Fernando que ella representa. 
    Petos y espaldares, golas de malla y arcabuces, ferro y miedo, rodea a un Almirante Colón que permanece sentado tras el Portaestandarte, mandíbula apretada y manos nerviosas, mientras no puede evitar contar mentalmente el numero de Indios que se están acumulando en la Playa.




(1)Capitulaciones de Santa Fe: Acuerdo firmado el 17 de Abril de 1492 en Santa Fe a las afueras de Granada, en el mismo quedaron estipuladas las atribuciones y beneficios que obtendría Colón, en las nuevas tierras que incorporase a La Corona.

(2): Martin Alonso Pinzón fue el responsable del milagro logístico de disponer de tres naves, con sus respectivas tripulaciones, en tiempo de guerra, con casi exclusivamente financiación privada y en un plazo récord, para una expedición cuyo buen término no estaba nada claro.
(3)Magnates de Castilla: Muy alta nobleza en la Castilla medieval, antecesores de los “Grandes de España”, instaurados por el Rey-Emperador Carlos I. Y que perviven en la actualidad.
(4):Expresión de la época, que hace referencia a algo muy duro y/o muy sufrido.
(5)Falconetes: Artillería propia del siglo XV, que por su portabilidad y ligereza, se adaptó como artillería naval.


Fin del capítulo III de Descubrimiento.
En València (España), a 23 de febrero de 2020.
Ernesto.







domingo, 8 de diciembre de 2019

DESCUBRIMIENTO II-DESESPERACIÓN

"La Santa María" no paraba de moverse, el oleaje batía con fuerza y de babor, la noche era oscura como boca de lobo. El marinero Alonso De Morales hacia la guardia de cubierta pero el sueño atrasado y la marejada, hacen mala combinación a la hora de mantenerse enhiesto sobre ambas piernas. Por lo que el marino permanecía sentado con la espalda apoyada en la borda de estribor mientras jugueteaba con su cuchillo, una daga Vizcaína de buen acero que había ganado en una partida de naipes a un pescador de Ondarroa.
El mismo, antes de entregarle el cuchillo a Alonso, trato de destriparle con el, pero de puro borracho que iba en la primera acometida tropezose con una silla de la taberna, dando de forma muy poco digna de bruces en el suelo. Perdiendo esa noche el Vascongado la daga, un par de dientes, y no poca honra. 
-"Si la vista estimáis, la vuelta daréis, que si no la dais, vuestros ojos perderéis".
Alonso escucho el vaticinio con un pie en este mundo, y el otro en el de Morfeo. Por eso tardo unos segundos en reaccionar.
Raaaaaaass, fue el sonido que hizo su cuchillo rasgando el aire. Porque la "mojada"(1)había sido certera pero atravesó el cuerpo negro de parte a parte sin tropezar con nada, volvió Alonso con el rostro desencajado de terror a acuchillar con desesperación con el mismo resultado. 
Esa vieja de mal agüero, "La Compaña"estaba hecha de aire, pero ahí permanecía de pie frente a él.
-Almirante(2) no podemos negar la realidad este viaje, esta expedición está maldita. 
Esa mujer fantasma se ha aparecido ya seis veces. Los marineros somos gente supersticiosa, los hombres están cagados de miedo.
-Y ¿como quieres que luche contra la superstición Martín(3), como quieres que me enfrente al miedo. Solo podemos seguir, mantener el orden y continuar viaje.
-No se preocupe Vuesa Excelencia por la disciplina, esta mañana los Alguaciles a bordo han vareado a un par de marineros por blasfemos, y si alguien incurriese en rebeldía lo colgaremos, pero hoy es 11 de octubre, prometio Vuesa Excelencia haber llegado a Las Indias hace ya dos semanas.
Falta comida, falta agua, y tenemos una bruja a bordo voto a Dios que nada puede salir peor.
-Martín, no hay ninguna bruja a bordo, por Dios, estamos en 1492, yo te aseguro que en como mucho dos días habremos arribado a tierra.
De todas maneras sabes mejor que yo, pues eres seguramente el mejor piloto de Las Españas, que ya no podemos dar la vuelta, voltear el timón y poner proa(4) a casa es imposible. Moriríamos de hambre.
-Bien que lo se Almirante, todos los hombres lo saben, que puede que muchos de ellos no conozcan mas de media docena de letras. Pero todos saben leer los vientos y las mareas.
y Yo le digo a Vuecencia, que eso es lo que ha permitido que solo tengamos alguna desobediencia aislada, y algún caso de blasfemia, solucionado facilmente con vara y látigo. Si los hombres pensasen que tomando el control de las Naves podrían salvar el pellejo, ahora Vuecencia y yo estaríamos batiéndonos el cobre sable en mano en la cubierta.
Afrontaríamos un motín en toda regla. Se mantiene la obediencia por dos motivos:
El primero, que la mayoría de ellos están educados desde grumetes en Naves Castellanas a base de privaciones y hierro.
Y el segundo, es que saben que no hay donde huir. 
Así transcurrió toda la jornada con la tripulación tragándose su miedo y su mala leche.
A las once cuando "se puso la mesana", el Almirante con los brazos en jarras se planto en el centro del puente, y a viva voz arengo a la tripulación. Al mismo tiempo por igual arengaban a los marinos Martín Alonso Pinzón en "La Niña" y Vicente Yañez Pinzón en "La Pinta".
En las arengas se mento el honor, la lealtad, y el hecho práctico de que con honor o sin el, con lealtad o sin ella, de todas maneras habían superado el punto sin retorno hace días, o continuaban viaje o morían de hambre.
En "La Santa María"el Capitán General del Mar Océano Don Cristobal Colón, llego a poner su mano diestra sobre una biblía, jurando ante Dios Nuestro Señor, que antes de dos días habrían arribado a tierra.
Tras el Rancho, nadie mento a "La Compaña", nadie ni en susurros pronuncio la palabra motín, nombrarla en Nave Castellana era pena de vida, por lo que la marinería la usaba un minuto antes de la rebelión efectiva.
Pero nadie habría de rebelarse aquel día, sus Majestades Isabel y Fernando, ordenaron la expedición, y ellos se enrolaron, unos de mejor grado que otros pero alistados igualmente.
Solo quedaba apretar los dientes obedecer y rezar.
Estaba anocheciendo en "la Santa María" y el aire se cortaba con un cuchillo, todo el mundo esperaba la siguiente aparición de "La Compaña", esa enviada de "Satanas"para convencer a la tripulación de que el viaje era un acto de locura, como si hiciese falta mucho para convencerles.
-Domingo,crees al Almirante, ¿de verdad crees que llegaremos a Las Indias mañana?, y ¿como redios puede estar tan seguro?.
-Dice que lo ha calculado.
-¿Que lo ha culado?.
-Calculado joder, cosas de números Juan, el dice saber lo que mide como máximo la Tierra.
- Y como ostías va a saber eso.
-Pues yo que sé, Juan, mira eso.
"La Pinta" estaba emitiendo una señal
Una luz arriba, dos luces a los lados, y una luz arriba, así tres veces.
-Lo ves Domingo, ves la señal, TIERRA TIERRA A LA VISTA.
El Almirante salió del camarote alarmado por los aullidos de los marinos, cuando subió al puente de Mando, se dio cuenta de que era un grito de triunfo, los hombres saltaban y se abrazaban.
Colón desconcertado miro hacia "La Pinta", que sabía que esa noche encabezaba la formación, y vio las luces.
El no salto, tampoco grito, se limito a respirar hondo, a llenar sus pulmones con la brisa marina, hacia dos semanas que no podía hacerlo.
Y luego y aunque esto no lo admitiría ni bajo tormento, sus ojos se anegaron de lagrimas pasando a ser "La Pinta"un borrón difuso en el anochecer.


(1) "Mojada" termino de Español antiguo sinónimo de cuchillada.
(2) Almirante en este dialogo el Almirante es Don Cristobal Colón, había recibido dicho nombramiento de la Reina Isabel I la Católica antes de iniciar el viaje.
(3) Se refiere a Don Martín Alonso Pinzón, capitán de "La Niña"y uno de los armadores y oficiales de marina, mas reputados de su época.
(4) poner proa , quiere decir adoptar una dirección proa a casa, proa al puerto mas próximo etc.



Fin del capítulo II de "Descubrimiento".
En Valencia (España), a 8 de diciembre de 2019.
Ernesto.






sábado, 23 de noviembre de 2019

DESCUBRIMIENTO

"En mitad de la puta nada", eso fue lo primero que pensó el marinero Domingo de Lequeitio aquel alba del 8 de octubre de 1492. Y es que mirasen hacia donde mirasen, desde hacía un mes los marineros de la "Santa María", "La Pinta" y "La Niña", solo veían agua y más agua.
Ya se habían rezado las primeras oraciones del día, y los tripulantes se afanaban en fregar la cubierta y ajustar las jarcias y las velas para atrapar los traicioneros y cambiantes vientos.
-Oye Domingo, anoche volvió ha aparecer, los Gallegos la llaman "La Compaña", mide como dos metros tiene voz de mujer vieja y con la garganta quemada por el aguardiente, todo el cuerpo cubierto por un capote negro con capucha del que solo salen dos manos largas, huesudas y blancas como la leche, y lo mas jodido es que no tiene cara, esa voz muerta sale desde el interior de una capucha vacía. 
Es la cuarta noche que se aparece, y esa puta de "satanás" siempre dice lo mismo. "Saldréis, pero no regresareis, en la mar parte de vuestras entrañas dejareis".
Quien así hablaba era Juan Bermudo, marinero de Palos de La Frontera, que habiendo sido sorprendido en el lecho con la hija menor del posadero del puerto de su villa, (moza de catorce años de edad), y negándose a desposarla, alegando que la misma le había emborrachado para excitar sus calenturas varoniles. Pues siendo la susodicha poco agraciada y muy excesiva en carnes, no encontraba manera de que varón sobrio se interesase  en deshojar su flor.
Es por esto que, pese a la seria amenaza de horca, manifestó negarse al casamiento.
Finalmente librose Bermudo de colgar de la cuerda hasta morir, pues el Juez le conmutó la pena a cambio de enrolarse en "La Santa María". Así de desesperada estaba la Corona por reclutar tripulaciones para esta expedición, que encabezada por el Capitán General del Mar Océano Don Cristóbal Colón.
Debía llegar a Cipango(1) por el camino más corto, es decir circunnavegando esta tierra que esférica se supone que es. Aunque este capricho de Dios nuestro señor no está nada claro, y temerosos de caer al vacío al llegar al "Finisterrae"(2) , escasa es la marinería que de buen grado se ha embarcado en la expedición.
Bermudo compartía estas confidencias con Domingo, que como buen Vasco era Católico practicante y temeroso de Dios. Pero tanto o más era temeroso  de las "Sorgiñak"(3) las brujas, y demás adalides y representantes de "Lucifer", que desde la noche de los tiempos habitan en los valles recónditos de su Guipúzcoa natal.
-Calla Bermudo, y sigue en la faena, hay que tener el velamen bien puesto y la cubierta limpia antes de que a las once den el rancho.
-Sí, el único rancho caliente del día, que para dos semanas salimos y cuatro llevamos en el alta mar, que Dios confunda a ese hijo de mala madre de Colón.
esto lo añadió metiéndose por medio de la conversación, mientras tiraba con toda su alma de una de las "escotas"(4) Francisco García, un marinero de los pocos del buque que superaba los treinta años, con las manos duras como piedras y el cuerpo lleno de cicatrices de anzuelos y otras marcas de la mar, pues llevaba desde los trece años embarcando y desembarcando de todo tipo de bajeles (sobre todo pesqueros, pero también algún que otro corsario).
-Y sí, es cierto, "La Compaña" anoche le hablo a Diego Lorenzo el Alguacil, que habiendo apoyado este su bastón para impartir justicia en la "borda de popa"(5) , y estando el citado aliviándose en "el jardín"(6).
"La Compaña" apareciosele dándole semejante susto que el Alguacil saltó sin haber terminado de hacer sus cosas, desparramose por sus calzones la negrura que por culpa de la insalubre comida le salía a borbotones.
-Alto la faena, "se pone la mesana"(7) .
Era la orden que acababa de dar el primer oficial de "La Santa María".
Arrastrando los pies la tripulación de "La Nao Capitana"(8) se sienta en el suelo de la cubierta para devorar con avidez una escudilla de lentejas con sardinas, acompañado de un cuenco de vino infame, pero que endulzado con miel se podía beber.
Era el momento de la tripulación, cuando se comía e intercambiaban historias marineras, chistes y chanzas, que bien necesitada esto estaba la marinería, que hace treinta días salió hacia lo desconocido. Y ahora estaba en mitad de la mar, sin poder retroceder dada la escasez de provisiones, y sin saber hacia donde se avanzaba.
Sólo podían rezar para que ese Genovés que a la Reina Doña Isabel había engatusado, no fuese un botarate ni un iluminado.






(1) Cipango: Denominación medieval que en Europa se le daba a Japón, cuando apenas era conocido.

(2) Finisterrae: En Latín literal "fin de la tierra", cuando se pensaba que nuestro planeta era una tierra plana, se denominaba así a los límites de la misma.
(3) Sorgiñak: Bruja en Euskera, siglos después de la Cristianización, en todo el norte de España persistía un fuerte poso pagano, con importante presencia en la tradición oral de leyendas de brujas.
(4) Escotas: Cabo que sirve para poner tirantes las velas, de manera que queden lo mas cerca posible de la Borda.
(5) Borda de Popa: Extremo de la parte trasera del barco.
(6)Jardín: Asientos que se encontraban uno en el borde de popa, y otro en el borde de proa (parte delantera del buque), tenían un agujero que daba a un canal, que a su vez desaguaba directamente en el mar, servía para que los tripulantes hiciesen sus necesidades.
(7)Se pone la Mesana: Orden que indicaba que se servía el rancho en los barcos de la época.
(8)Nao Capitana: La pinta y La NIña eran carabelas, pero La Santa María era una Nao (Buque de mayor tamaño y capacidad), fue el barco en el que hizo el viaje Colón, y por lo tanto la nave que lideraba la Escuadra.




Fín del Capítulo I de "Descubrimiento".

En Valencia (España), a 23 de Noviembre de 2019.
Ernesto.





   

domingo, 30 de diciembre de 2018

UN TRABAJO FÁCIL-CAPÍTULO FINAL

Un bebé, hay un crío de unos días dentro de la mochila, cruzada sobre el pecho del hijo de puta, no puedo vacilar, hago un solo disparo para asegurarme de no darle al niño. Pero se lo pego en la cabeza, a quemarropa.
Siguiendo el plan de huída corro hacía la Calle del Mar, entonces oigo el frenazo y el golpe. El tipo con el bebé pegado a el quedo tirado en el centro de la calzada, y ahora un capullo les ha atropellado. No contaba con esto, ese crío no tiene culpa de nada, solo voy a ver que ha pasado, y todavía tengo tiempo .
-Que haces? No muevas a la persona, sepárate imbecil.
En el coche viaja una parejita joven, he vuelto sobre mis pasos, necesito saber si el bebé sigue vivo.
-Policía? Si, calle de La Paz 26 hay una persona atropellada y un loco está registrando el cuerpo.
Un disparo en el centro del pecho, y el móvil se ha desprendido de la mano muerta del chico que estaba llamando, donde coño está el crío, la mochila está vacía, ha salido despedido.
Controlo todo el entorno  enderredor mío, la novia del muerto de rodillas llorando, encañono en los 360º con  las piernas semiflexionadas, todavía tengo segundos, entonces distingo esos pañales de colorines en la oscuridad, el cuerpecito del niño esta inerme junto a una señal de tráfico.
Todavía respira, pero está muriéndose, salió volando y se estampó contra la fachada. En la Catedral, lo dejare allí, lo tumbare en la entrada de un confesionario o algo similar, ellos llamaran al SAMU.
-HIJO DE PUTA, le has matado.
Giro sobre el suelo alejándome de mi atacante, mientras me protejo la cabeza con los brazos, cuando no puedes pensar el entrenamiento y el oficio lo hacen por ti, la novia del tipo que acabo de matar, me ha comenzado a apuñalar con una puta horquilla del pelo, mientras me arrodillaba junto al niño. Veo sus piernas y de una patada frontal le dobló hacia detrás una rodilla, dejando su pierna en una postura imposible, da un grito desgarrador, que silencio con una segunda patada con la extremidad contraria en plena cara, cuando se agacha para sujetarse la pierna rota. Lanza una bocanada de sangre y un par de dientes mientras cae al suelo con los ojos en blanco.
Necesito pensar, he recuperado del suelo mi arma, en el brazo izquierdo el bebé agonizante, dos cadáveres en mitad de la calzada, y en la acera un cuerpo de mujer inconsciente, ya hay gente mirando, y Patrullas avisadas.
Pego varios tiros al aire, para que se escondan los mirones, no vaya a salir un capullo haciéndose el héroe, todavía puedo huir, pero el bebé está mal, no salvará el pellejo si se lo dejo a un cura. A la salida de Valencia, sentido Madrid está el Hospital General, lo tengo que llevar ahí directamente.
Ya me he quitado la caracterización en el portal previsto de la Calle del Mar, y estoy en el coche, he perdido fácilmente cinco minutos, la cosa está mal, y el niño, mierda, no respira, paro el coche y con la yema de los dedos índice y corazón de la mano izquierda, comienzo a hacer compresiones en su mini caja torácica, mientras soplo en su nariz tratando de insuflarle aire en los pulmones, uno,dos, tres, cuatro veces se está poniendo azul.
A la séptima vez, el crío lanza una especie de tos y comienza a respirar.
-Hola, me he encontrado a este bebe junto a un contenedor de basura.
-Es su padre?
-No, ya le he dicho que fui a tirar la basura y me lo encontré, lléveselo al medico ya,  parece que está muy mal.
El celador de Urgencias con el que estoy hablando, por fin mira al bebe, y se convence de que tiene que ser reconocido ya por un médico.
-Vale, me lo llevo a triaje, vaya a admisión, de sus datos y diga dónde estaba el niño.
Mientras discutía con el sanitario de la puerta del Hospital, he visto con el rabillo del ojo, que entraba en urgencias una Patrulla de la Guardia Civil.
-"Si Central, hemos visto el vehículo del sospechoso del doble homicidio en el centro de la ciudad. Esta parado sobre la acera de la Avenida del Cid, aparcado junto al Hospital General, vamos ha echar un vistazo dentro".
El guardia más joven está hablando por el walkie-talkie con su central, demasiado, tarde demasiado en salir de la zona de actuación. Maldito crío, no puedo volver al coche, lo tienen identificado, tengo que robar otro y continuar la huida. 
Me doy la vuelta y veo un rastro de sangre, que comienza en la puerta del Hospital y finaliza entre mis pies, un escalofrío recorre mi espalda, y cuando levanto la vista, mis ojos se cruzan con los del Guardia del walki, que al igual que yo, se ha quedado petrificado, mirando alternativamente al rastro de sangre y a mí.
ya estoy desenfundando, el, para tratar de ganar un segundo me arroja la radio a la cara.
Disparos, notó una punzada y un escalofrío, me han dado en las tripas, disparo a ciegas tras unas sillas, el pikoleto está peor que yo, tumbado en el suelo, lucha por inhalar algo de aire con una herida de bala que le atraviesa la garganta. Del agujero de su cuello salen burbujas sanguinolentas, y tiene la mirada perdida, pero el cabrón no ha soltado la pistola, aunque no debe ver nada, porque encañona en todas direcciones con los ojos muy abiertos, ahora o nunca, me levanto tras las sillas y corro hacía la puerta, noto otro aguijonazo, una segunda bala me ha entrado por el costado izquierdo, el otro Guardia me esta disparando cubriéndose tras la máquina de refrescos. Gritos y personas rodando por el suelo, tratando de ponerse a salvo desesperadamente. El pánico y el caos es absoluto mientras los Agentes y yo nos batimos el cobre. 
Otra bala me ha pasado rozando, es el poli herido que dispara a ciegas al oír como me acerco, pues el tipo ha quedado tumbado en mi camino.
Cuando paso junto a el, le descerrajo un tiro en la frente sin detenerme, otro impacto, este en la espalda, y caigo al suelo, ya me han pegado tres tiros, casi no puedo moverme, pero cambio el cargador del arma. Hasta que me la arrancan de la mano de una patada.
-Hasta aquí has llegado, hijo de puta.
Me lo ha dicho el compañero del Guardia que acabo de matar, noto como me pone los grilletes. Si, hasta aquí he llegado.
Lo último que recuerdo es el chupete, el crío llevaba un chupete azul con una especie de elefante dibujado, está en el suelo a unos centímetros de mi cara, seré gilipollas, me he dejado el chupete

EPÍLOGO

24 de diciembre de 2019.
Hospital Nacional de Parapléjicos (Toledo).
-Ernesto, vas muy bien, no te sueltes, deja caer el peso en los pies, vas muy bien.
La puta rehabilitación, cuatro veces a la semana me trasladan de la Prisión  de Ocaña al Hospital de Parapléjicos, paso esas mañanas haciendo mis ejercicios, los médicos dicen que voy muy bien, que puede que en unos seis meses vuelva a andar.
Que bien, podré pasear el resto de mi vida por la cárcel.
Ahora que he terminado los ejercicios, voy ha leer una nota que me ha mandado el abogado, (la única persona que me visita en el año que llevo en el "talego"), llevo toda la mañana con el sobre en el respaldo de la silla de ruedas sin abrirlo, cuando se está en la cárcel y unido a una silla de ruedas, (es decir, doblemente prisionero) uno dosifica sus entretenimientos, durante toda la mañana he fantaseado con el contenido del sobre, será alguna chorrada sobre el proceso, pero mientras no lo lea, tendré algo en que pensar.
"Hola Ernesto, el niño de la noche de los hechos está perfectamente, se recuperó sin secuelas, he averiguado que se llama Vicente, le han puesto ese nombre en honor a su abuelo, al que mataste en la Calle de La Paz, cuando pasó todo, solo tenía una semana de vida y no le habían bautizado, como comprenderás, sus padres no quieren saber nada de ti, rechazan tus disculpas y tu oferta de indemnización, bueno nos vemos tras las vacaciones, te visitare en la prisión, feliz Navidad"
Arrugo la nota y la dejo caer, miro a través de los barrotes, en el exterior comienza a nevar, joder, odio las Navidades.


Fin de "un trabajo fácil".
En Valencia, (España), a 30 de diciembre de 2018.
Ernesto.




lunes, 24 de diciembre de 2018

UN TRABAJO FÁCIL

24 de diciembre de 2018 es Nochebuena, pero esta noche tengo que trabajar, en realidad me alegro de tener un encargo para hoy. Cuando tu madre ha muerto por sobredosis, no tienes ni puta idea de donde esta tu padre y tienes socios y compañeros pero no amigos, la Navidad es mas una pesadilla que una fiesta, bueno como decía esta noche tengo un trabajo, será la séptima persona a la que mate.
Apuro mi café con leche mientras vigilo utilizando la cristalera, la calle de La Paz es un hervidero con gente corriendo de un lado para otro tras las compras de última hora, es una buena noche para trabajar. La Policía en servicios mínimos y saturada, las puñeteras familias felices reuniéndose, y las ya nombradas compras apresuradas. Caos y relajación, y cuando las presas están relajadas los depredadores cenamos bien.
Aunque llamar presa al tipo que me voy a cargar sería como poco inexacto, un abogadito metido en política, ha prometido muchas cosas y no ha cumplido ninguna, mucha gente dono dinero a la causa y luego los contratos no llegaron o tenían una dimensión económica ridícula, hasta que engaño a la persona equivocada. Y ahí entré yo a jugar, en realidad no soy tan malo, yo soluciono los problemas a los que la Justicia no llega, soy un barrendero o un desinfectante social, si es una forma de verlo, yo cauterizo las heridas.
La gente a la que mato siempre es mas culpable que Judas, nadie paga 9000 pavos por eliminar a un currante, la vida de un currante no vale 9000 euros.
Soy el último cliente del local y el camarero comienza a mirarme con caras de pocos amigos, no deseo que el tipo pueda recordar mi cara, de manera que amablemente pago la cuenta y salgo, para que el buen hombre pueda cerrar el negocio e ir a su casa para ver a Papa Noel y esas cosas.
El paso de cebra, si sale de casa a pie y viene al parking a por el coche, (como hace el 100% de los días) tiene que atravesar el paso que esta frente a mí. Este espacio no esta en el ángulo de grabación de ninguna de las cámaras de video vigilancia de la calle. Ira con su mujer, señora de sesenta años entrada en carnes, el objetivo tiene sesenta y cuatro años y la movilidad reducida (le operaron la rodilla derecha hace seis meses), me cruzare con ellos atravesando la calzada, a ella patada en la cadera o en una rodilla, para que caiga al suelo como un fardo y no estorbe mucho. Luego al objetivo dos disparos y cuando este en el suelo un tercero en la cabeza. 
Correré desde la C/ de La Paz hasta la C/ Del Mar treinta o cuarenta segundos, me cubriré en el portal del número 15 quitándome las gafas de pega, y la perilla postiza, me guardare el arma y le daré la vuelta a la chaqueta, un minuto mas. Carrera hasta la Plaza de La Reina, otros noventa segundos. En Plaza de La Reina cambio a ritmo de paseo y desciendo al Parking público, pago el importe de la estancia y salgo escopeteado con el coche.
En alguna parte de la A-3, a la altura del Aeropuerto mas o menos cambiare las placas de matrícula, y ya sin parar hasta Madrid.
Si ademas de su mujer lleva mas compañía improvisare, (supongo que tendré que repartir algunas ostias mas) intentare que no sean disparos, a partir del segundo cadáver la Policía se mosquea bastante, ademas, soy un profesional no uno de esos psicopatas de mierda que conocí en la cárcel.
Tiene que estar a punto de salir, finjo mirar los escaparates, con mi antebrazo derecho busco el tacto tranquilizador de la Sig Sauer del 9 mm parabellum que llevo en la cadera, entre el pantalón y la ropa interior, doce cartuchos en el cargador y uno en la recamara. El pie tiene vida propia y golpea rítmicamente el suelo sin que el cerebro le diga nada, también noto los latidos de mi corazón en las sienes.
Que lo haya hecho otras seis veces no implica que no este acojonado, solo los locos y los drogadictos no sienten miedo, y ni los locos, ni mucho menos los drogadictos, sirven para esto.
Ahí esta, va solo, perfecto, únicamente lleva una especie de mochila cruzada al pecho, nos estamos acercando ya estamos a unos cuarenta metros el uno del otro, me levanto la camisa para que solo tenga que dar un tirón en el momento de desenfundar, pero, ¿que lleva en la mochila?. NO ME JODAS.


FIN DE EL CAPÍTULO I DE "UN TRABAJO FÁCIL"
En Valencia (España) a 24 de diciembre de 2018.
Ernesto. 





domingo, 14 de octubre de 2018

NOTA DEL AUTOR

Muy buenas, queridos lectores hoy he conseguido terminar "El Taxi". Una historia que deje aparcada hace años, espero que os guste.
Y por encima de todo os suplico una cosa, NO SUBAIS A NUESTRO TAXI.

EL TAXI

A Jorge le dolía la cabeza, se estaba guardando el paracetamol en el bolsillo interior de la cazadora mientras apuraba su café, un café infame hay que decirlo. Pero con el transcurso de los años, había comprendido que cuando los problemas, ya sean familiares o de trabajo aprietan, el sueño se comienza a ahogar, y una forma eficaz de combatir el cansancio a corto plazo es hinchandose a cafeína, de manera que ya sea un excelso líquido o un brebaje con sabor a heces de roedor, nunca perdonaba cuando sufría una mañana somnolienta dos o tres cafés.
Además esa mañana todo parecía que salía mal, hace un par de días tuvo que dejar el coche en el taller, para realizar la revisión que incluye el cambio de la correa de la distribución, todos los lectores poseedores de vehículo saben lo que eso significa, posiblemente el desembolso de una cantidad de dinero mayor que el salario mensual de un Español medio, encima estaban tardando en terminar la revisión, y llevaba dos días utilizando el transporte público de Valencia. O lo que es lo mismo, dos días madrugando en demasía y sin garantías de llegar a tiempo a algún sitio.
Hoy tenía que incorporarse a su puesto de trabajo en la terminal de de salidas del aeropuerto de Manises, a las 5 de la mañana, es decir, además de todo lo dicho anteriormente, tendría que rascarse el bolsillo pues a esas horas la única manera de llegar al aeropuerto es en Taxi.
A las 4,30 de la mañana es muy difícil encontrar un Taxi, así que Jorge ha llamado a Radiotaxi mientras  terminaba de vestirse tras el desayuno, sin embargo,mucho antes de lo que nuestro protagonista calculaba sonó el portero automático.
-El taxi.
-Que pronto ha llegado.
-Si, estaba aquí al lado, ¿baja usted ya?.
-Si, déme un minuto.
A veces, hasta las cosas cuando salen bien, salen mal, tras coger la bolsa con las cosas del trabajo, farfulla que si lo llega a saber se levanta diez minutos más tarde mientras baja por las escaleras.
-Buenos días, ¿dónde vamos?.
-Al Aeropuerto, a salidas.
Nuestro protagonista se alegra que el taxista no sea uno de esos choferes charlatanes, que sin conocerte de nada, cuando subes a su vehículo, te comienzan a hablar de fútbol, o del tiempo, o de lo duro que es su trabajo y lo opresores que supuestamente son los Policías Locales. A esas horas las ganas de hablar son escasas, supongo que  el esta tan hecho polvo como yo, piensa nuestro insomne amigo.
El tráfico es escaso, y a pesar de los semáforos el viaje transcurre rápido, y tranquilo por la Avenida del Cid, hasta que.
-Jorge, ¿te llamas así , verdad?.
El aludido, sale del sopor en el que estaba envuelto de una forma brusca y confusa.
-Eeeeeh si, ¿cómo sabes mi nombre?.
-No te pongas nervioso, te va a sonar el móvil en unos segundos, es MUY importante que atiendas la llamada y colabores en todo.
En ese momento, Jorge muy sobresaltado trata de atar cabos, ¿el taxista sabe mi nombre?, me van a llamar por teléfono, y bruscamente cae en la cuenta. Me están secuestrando.
Instintivamente el pasajero trata de abrir las puertas, pero las mismas están bloqueadas, el taxi es uno de los que están equipados con una mampara de seguridad, no puede golpear por la espalda al conductor.
-Te he dicho que no te pongas nervioso, no puedes abrir las puertas, no puedes hacer nada, así que déjate de gilipolleces, No soy tu enemigo, estamos juntos en esto, estamos igual de jodidos.
-Y una mierda, me estas secuestrando cabron.
-¿Qué cojones crees, ¿que yo hago  esto por aburrimiento?.
Rrrrrrriiiinnn, rrrrrrrrrriiiiin
-Coge el puñetero teléfono, y cálmate joder.
En todo momento, el coche no ha aminorado su marcha en lo más mínimo, están a punto de salir de la ciudad y tomar la A-3 la Autovia  Madrid-Valencia, si todo fuera bien estarían a unos 5 minutos del trabajo de Jorge, sin embargo ahora mismo El pasajero no tiene ni idea de en que punto se encuentra su vida.
-Si, dígame.
-Jorge soy yo,,,,, por Dios nos tienen a la niña y a mi, HAZ lo que te pidan, me oyes, haz lo que te digan, o si no, nos mataran.
Tras escuchar a Nuria, su mujer, decir esto último, la llamada  termina, alguien colgó al otro lado, Jorge se queda alelado mirando el móvil que tiene en su mano derecha, lo usa todos los días, y parece que no lo hubiese visto nunca.
Aaaahhhh, crack, El secuestrado ha estampado el teléfono contra la mampara de seguridad del Taxi, rompiéndolo en mil pedazos.
-Ya basta de numeritos, cálmate, te has cargado el móvil, y quien sabe, a lo mejor nos hubiera venido bien, nunca se sabe, se trata de que sobrevivamos, todos, tu familia, tu y yo. ¿quieres que te informe de la  situación, o vas a seguir histérico?.
-¿Que situación ?, hijo de puta.
Esta contestación, Jorge la ha dado con una tremenda irá contenida, los músculos de los brazos crispados, pero hablando despacio, el secuestrador nota en su nuca, unos ojos inmóviles pero locos de rabia.
-Esa actitud ya me mola más, ¿ves donde estamos no?, hemos salido de la ciudad, estamos a unos 5 km del aeropuerto, pero lo vamos a sobrepasar, seguiremos recto dirección Madrid, ¿conoces siete aguas?.
-Si está a unos 26 km de donde estamos ahora mismo, en línea recta.
-Bien, pues en la salida de la autovia de  ese pueblo, hay un área de servicio abierta 24 horas, se llama "Las Moratillas", hay que dar cambio de sentido como sí volviéramos a Valencia.
-La conozco.
-Vale pues nuestro objetivo es llegar vivos a ese área de servicio, y hablo en plural por que mi pellejo esta tan en juego como el tuyo.