BIENVENIDOS

Después de perder mi terror tecnológico con el Facebook, me lanzo a la aventura definitiva, el plasmar mis vivencias, recuerdos y en otras ocasiones aventuras imaginarias. En este blog sin mas preámbulos, os doy a todos la bienvenida a este rincón del guerrero consciente.

domingo, 26 de octubre de 2014

Nota del Autor

Muy buenas queridos lectores, he publicado la segunda parte de "El Taxi", como el primer capítulo de dicha historia fue escrito a finales del año pasado, quedo hundido tras numerosas ediciones de "El Hombre Gris", y alguna otra historia que mi calenturienta mente elaboro, cuando tuvo ocasión (es decir tiempo) de hacerlo.
De manera que he decidido repetir el capítulo I, y situar en el Blog ambos consecutivamente para facilitar una lectura coherente de la narración.

Sin enrrollarme mas me despido, como siempre dando a todos los que lean estas líneas sinceramente las gracias por estar ahí, buen domingo, espero que os guste la historia.

Ernesto.

El Taxi


A Jorge le dolía la cabeza, se estaba guardando el paracetamol en el bolsillo interior de la cazadora mientras apuraba su café, un café infame hay que decirlo. Pero con el transcurso de los años, había comprendido que cuando los problemas, ya sean familiares o de trabajo aprietan, el sueño se comienza a ahogar, y una forma eficaz de combatir el cansancio a corto plazo es hinchandose a cafeína, de manera que ya sea un excelso líquido o un brebaje con sabor a heces de roedor, nunca perdonaba cuando sufría una mañana somnolienta dos o tres cafés.
Además esa mañana todo parecía que salía mal, hace un par de días tuvo que dejar el coche en el taller, para realizar la revisión que incluye el cambio de la correa de la distribución, todos los lectores poseedores de vehículo saben lo que eso significa, posiblemente el desembolso de una cantidad de dinero mayor que el salario mensual de un Español medio, encima estaban tardando en terminar la revisión, y llevaba dos días utilizando el transporte público de Valencia. O lo que es lo mismo, dos días madrugando en demasía y sin garantías de llegar a tiempo a algún sitio.
Hoy tenía que incorporarse a su puesto de trabajo en la terminal de de salidas del aeropuerto de Manises, a las 5 de la mañana, es decir, además de todo lo dicho anteriormente, tendría que rascarse el bolsillo pues a esas horas la única manera de llegar al aeropuerto es en Taxi.
A las 4,30 de la mañana es muy difícil encontrar un Taxi, así que Jorge ha llamado a Radiotaxi mientras  terminaba de vestirse tras el desayuno, sin embargo,mucho antes de lo que nuestro protagonista calculaba sonó el portero automático.
-El taxi.
-Que pronto ha llegado.
-Si, estaba aquí al lado, ¿baja usted ya?.
-Si, déme un minuto.
A veces, hasta las cosas cuando salen bien, salen mal, tras coger la bolsa con las cosas del trabajo, farfulla que si lo llega a saber se levanta diez minutos más tarde mientras baja por las escaleras.
-Buenos días, ¿dónde vamos?.
-Al Aeropuerto, a salidas.
Nuestro protagonista se alegra que el taxista no sea uno de esos choferes charlatanes, que sin conocerte de nada, cuando subes a su vehículo, te comienzan a hablar de fútbol, o del tiempo, o de lo duro que es su trabajo y lo opresores que supuestamente son los Policías Locales. A esas horas las ganas de hablar son escasas, supongo que  el esta tan hecho polvo como yo, piensa nuestro insomne amigo.
El tráfico es escaso, y a pesar de los semáforos el viaje transcurre rápido, y tranquilo por la Avenida del Cid, hasta que.
-Jorge, ¿te llamas así , verdad?.
El aludido, sale del sopor en el que estaba envuelto de una forma brusca y confusa.
-Eeeeeh si, ¿cómo sabes mi nombre?.
-No te pongas nervioso, te va a sonar el móvil en unos segundos, es MUY importante que atiendas la llamada y colabores en todo.
En ese momento, Jorge muy sobresaltado trata de atar cabos, ¿el taxista sabe mi nombre?, me van a llamar por teléfono, y bruscamente cae en la cuenta. Me están secuestrando.
Instintivamente el pasajero trata de abrir las puertas, pero las mismas están bloqueadas, el taxi es uno de los que están equipados con una mampara de seguridad, no puede golpear por la espalda al conductor.
-Te he dicho que no te pongas nervioso, no puedes abrir las puertas, no puedes hacer nada, así que déjate de gilipolleces, No soy tu enemigo, estamos juntos en esto, estamos igual de jodidos.
-Y una mierda, me estas secuestrando cabron.
-¿Qué cojones crees, ¿que yo hago  esto por aburrimiento?.
Rrrrrrriiiinnn, rrrrrrrrrriiiiin
-Coge el puñetero teléfono, y cálmate joder.
En todo momento, el coche no ha aminorado su marcha en lo más mínimo, están a punto de salir de la ciudad y tomar la A-3 la Autovia  Madrid-Valencia, si todo fuera bien estarían a unos 5 minutos del trabajo de Jorge, sin embargo ahora mismo El pasajero no tiene ni idea de en que punto se encuentra su vida.
-Si, dígame.
-Jorge soy yo,,,,, por Dios nos tienen a la niña y a mi, HAZ lo que te pidan, me oyes, haz lo que te digan, o si no, nos mataran.
Tras escuchar a Nuria, su mujer, decir esto último, la llamada  termina, alguien colgó al otro lado, Jorge se queda alelado mirando el móvil que tiene en su mano derecha, lo usa todos los días, y parece que no lo hubiese visto nunca.
Aaaahhhh, crack, El secuestrado ha estampado el teléfono contra la mampara de seguridad del Taxi, rompiéndolo en mil pedazos.
-Ya basta de numeritos, cálmate, te has cargado el móvil, y quien sabe, a lo mejor nos hubiera venido bien, nunca se sabe, se trata de que sobrevivamos, todos, tu familia, tu y yo. ¿quieres que te informe de la  situación, o vas a seguir histérico?.
-¿Que situación ?, hijo de puta.
Esta contestación, Jorge la ha dado con una tremenda irá contenida, los músculos de los brazos crispados, pero hablando despacio, el secuestrador nota en su nuca, unos ojos inmóviles pero locos de rabia.
-Esa actitud ya me mola más, ¿ves donde estamos no?, hemos salido de la ciudad, estamos a unos 5 km del aeropuerto, pero lo vamos a sobrepasar, seguiremos recto dirección Madrid, ¿conoces siete aguas?.
-Si está a unos 26 km de donde estamos ahora mismo, en línea recta.
-Bien, pues en la salida de la autovia de  ese pueblo, hay un área de servicio abierta 24 horas, se llama "Las Moratillas", hay que dar cambio de sentido como sí volviéramos a Valencia.
-La conozco.
-Vale pues nuestro objetivo es llegar vivos a ese área de servicio, y hablo en plural por que mi pellejo esta tan en juego como el tuyo.

Fin del capítulo I de "El Taxi".
En Valencia (España), a noviembre de 2013.
Ernesto. 



El Taxi II

Jorge intenta controlar su ira, comprende que tiene que calmarse y tratar de comprender de que va todo esto.
- ¿LLegar vivos, quien intentaría matarnos?, y sobre todo, ¿quién coño sois y por que la habéis tomado con los míos y conmigo?.
- Es un puto juego, te lo creas o no, es un puto juego. Ellos lo saben todo sobre ti saben como te llamas, donde vives, que pasaste unos años en el ejército y serviste en Irak y Afganistán, luego tuviste familia y decidiste dejarlo. Pero era un mal momento comenzaba la puta crisis año 2009, ese negocio que montaste la empresa de reformas se fue al garete, luego tu mujer perdió su trabajo y era un buen trabajo en un laboratorio farmacéutico.
Ahora eres vigilante de seguridad en el Aeropuerto, ganas 1000 euros al mes, le debes pasta a un montón de gente y tienes recibos impagados.......ellos lo saben todo. 
Si llegamos vivos a "Las Moratillas", no le ocurrira nada a tu familia y tu cobraras 12000 euros en efectivo, y no pasara nada, aquí paz y después gloria, jamas te volverá a buscar nadie.
En ese momento el conductor hace un alto en la exposición, sabe que es mucha información para muy poco tiempo, tiene que digerirla y luego prepararse, le observa por el retrovisor, petrificado, Jorge parece una reproducción en cera de si mismo.
Mientras esto sucede el taxi a sobrepasado el Aeropuerto y avanza en la oscuridad por la A-3 sentido Madrid, hasta que el conductor observa dos luces que se aproximan por detrás a velocidad vertiginosa y responde acelerando.
-Creo que el baile ha empezado, osea que reacciona este número es para un duo. Levanta el culo y coge tu armamento, esta dentro del asiento estas sentado encima.
A pesar de que el Taxi ha acelerado hasta los 160 por hora, las luces se les están echando encima, Jorge da un tirón del asiento y localiza un fusil de asalto AK 47 con dos cargadores de repuesto y una pistola H&K del 9 parabellum con tres cargadores de repuesto. 
- Voy a salirme por la vía de servicio.
El falso taxista da un volantazo y a gran velocidad consigue salir de la autovia, pero no han conseguido despistar a sus perseguidores, ratararatarTaratTa,,,, el cristal trasero del taxi salta en pedazos, un ráfaga de disparos atraviesa el vehículo sin milagrosamente herir a ninguno de los dos desgraciados que lo ocupan.
-Responde hijo puta nos fríen.
Jorge no puede pensar, esta conmocionado pero su cuerpo recuerda viejos hábitos, viejo adiestramiento, tumbado en el asiento monta el arma y pone la aleta selectora en modo ráfaga, el aire helado de la madrugada le golpea en el rostro y las luces le deslumbran pero Jorge está disparando. Súbitamente el vehículo perseguidor se desvía, estrellándose contra el muro de cemento que delimita una fábrica que acaba de superar el taxi, Jorge se vuelve a agachar mientras cambia el cargador del AK y se queda tumbado recuperando el resuello, una explosión quebranta el silencio de la noche.
-Ja, esos hijos de puta debían llevar alguna granada, lo has hecho bien chaval.
-Chaval, tu puta madre.
-Jaja, no seas susceptible, ahora tengo que volver a la autovia, en la vía de servicio con cruzarnos un contenedor ya nos hacen una emboscada, y hay que continuar sentido Madrid como sea.....Como sea.
-Parece que lo sabes todo de mi, y yo no se ni como te llamas.
-¿Te parece importante en estas circunstancias?, no me jodas, lo único que necesitas saber es que o morimos o sobrevivimos juntos, jaja esa relación no la tienes ni con tu mujer, que mas quieres saber, no hay nada mas, nada.
-¿Estás como yo, arruinado?.
-No creerás que hago esto por gusto, claro que mi vida es un vehículo sin rumbo, intento enderezarlo, si esto sale bien tendré  la oportunidad de un nuevo comienzo, y si sale mal que mas da, prefiero morir embistiendo con un coche a un hijo de puta. A morir debajo de un puente con una jeringuilla en un brazo, o una botella debajo de el, yo no me llevo 12000, me tocan 24000. No te ofendas, yo estoy participando del secuestro de una familia, piensa que si acabamos en un cuartel, tu eres la víctima y yo el delincuente.
-Si me hago cargo.
Mientras se está produciendo esta conversación el vehículo sigue avanzando, todo parece que marcha bien hasta que,,,,,
-E Jorge, creo que vuelven a la carga, vamos allá.
Y es que mas o menos a unos dos kilómetros por delante, se observan cuatro luces traseras es decir dos coches circulando en paralelo y aparentemente a muy poca velocidad, situación que no seria potencialmente alarmante, hasta que ambos vehículos apagaron simultáneamente las luces, manteniendo la formación paralela ocupando los dos carriles de la vía.
-Mierda párate, hazte a un lado en el arcén, damos marcha atrás y volvemos a la vía de servicio, pero hazlo ya.
-No puede ser tío, ese no es el trato, tengo que avanzar todo el rato.
-Mierda así no tenemos ninguna oportunidad.
-Mala suerte chaval.
Y mientras el conductor decía eso, y a punto de alcanzar a los coches que formaban la barrera, extrae de debajo de su asiento una pistola disparando a discreción con la zurda por la ventanilla del conductor.
-Chaval tu puta madre, suicida hijo de puta.
Jorge insulta a su compañero al mismo tiempo que dispara una ráfaga larga con su Kalasnikov. Sacando medio cuerpo fuera del taxi tras romper la ventanilla de un culatazo, disparos y detonaciones, No se puede ver nada, Jorge esta a punto de salir despedido el coche esta dando bandazos, esta boca bajo, las chispas que desprende la fricción del techo del Taxi contra el asfalto relumbran en lo que queda del habitáculo. Jorge consigue abrir los ojos, y las noticias no son muy malas han volcado si, pero los dos coches de los pistoleros también, deben haber chocado todos contra todos, así que el secuestrado tras asegurarse que todos sus miembros están en su sitio, sale arrastrándose del Taxi con la pistola y el AK en las manos.
Entonces recuerda a su compañero de desventura, no le cae muy bien, pero están juntos en esto. Desgraciadamente Jorge comprueba que su captor se ha roto su cuello de sicario, ya advierte la Dirección General de Tráfico de los inconvenientes de no usar el cinturón de seguridad, nuestro antihéroe piensa que con semejante circo la Guardia Civil debe de estar a punto de llegar, de manera que decide largarse de allí.
Una bala ha pasado rozando a Jorge, este se lanza al suelo y comienza a girar frenéticamente en 360º.
Entonces lo ve esta a su espalda, uno de los tipos enviados para acabar con ellos, tiene su cara cubierta de sangre, pero empuña un arma y esta abriendo y cerrando los párpados, esta intentando aclarar su visión, para efectuar un segundo disparo a ser posible mas certero, solo le queda otro cartucho, de manera que como buen asesino esta intentando comportarse con frialdad y apuntar.
Pero nuestro protagonista tiene mas munición ademas de buena visión, por lo que le manda al infierno en un santiamén.
- Vale me estoy largando de aquí, si alguno esta oyéndome dentro de algún coche le juro que como asome su puta cabeza, se la reviento de un taponazo en un pispas, no se os ocurra hacer nada. Hijos de puta.
Esto lo dice jorge, mientras avanza arrastras fuera de la calzada y rueda bajo el quitamiedos alejándose, a hecho bien, en la distancia ya se observan las luces de los rotativos acercándose, pero no le cogerán, al menos no hoy, piensa el secuestrado ahora fugitivo.

Fin de el capítulo II de "El Taxi".
En Valencia (España), a octubre de 2014.
Ernesto.