BIENVENIDOS

Después de perder mi terror tecnológico con el Facebook, me lanzo a la aventura definitiva, el plasmar mis vivencias, recuerdos y en otras ocasiones aventuras imaginarias. En este blog sin mas preámbulos, os doy a todos la bienvenida a este rincón del guerrero consciente.

domingo, 26 de octubre de 2014

Nota del Autor

Muy buenas queridos lectores, he publicado la segunda parte de "El Taxi", como el primer capítulo de dicha historia fue escrito a finales del año pasado, quedo hundido tras numerosas ediciones de "El Hombre Gris", y alguna otra historia que mi calenturienta mente elaboro, cuando tuvo ocasión (es decir tiempo) de hacerlo.
De manera que he decidido repetir el capítulo I, y situar en el Blog ambos consecutivamente para facilitar una lectura coherente de la narración.

Sin enrrollarme mas me despido, como siempre dando a todos los que lean estas líneas sinceramente las gracias por estar ahí, buen domingo, espero que os guste la historia.

Ernesto.

El Taxi


A Jorge le dolía la cabeza, se estaba guardando el paracetamol en el bolsillo interior de la cazadora mientras apuraba su café, un café infame hay que decirlo. Pero con el transcurso de los años, había comprendido que cuando los problemas, ya sean familiares o de trabajo aprietan, el sueño se comienza a ahogar, y una forma eficaz de combatir el cansancio a corto plazo es hinchandose a cafeína, de manera que ya sea un excelso líquido o un brebaje con sabor a heces de roedor, nunca perdonaba cuando sufría una mañana somnolienta dos o tres cafés.
Además esa mañana todo parecía que salía mal, hace un par de días tuvo que dejar el coche en el taller, para realizar la revisión que incluye el cambio de la correa de la distribución, todos los lectores poseedores de vehículo saben lo que eso significa, posiblemente el desembolso de una cantidad de dinero mayor que el salario mensual de un Español medio, encima estaban tardando en terminar la revisión, y llevaba dos días utilizando el transporte público de Valencia. O lo que es lo mismo, dos días madrugando en demasía y sin garantías de llegar a tiempo a algún sitio.
Hoy tenía que incorporarse a su puesto de trabajo en la terminal de de salidas del aeropuerto de Manises, a las 5 de la mañana, es decir, además de todo lo dicho anteriormente, tendría que rascarse el bolsillo pues a esas horas la única manera de llegar al aeropuerto es en Taxi.
A las 4,30 de la mañana es muy difícil encontrar un Taxi, así que Jorge ha llamado a Radiotaxi mientras  terminaba de vestirse tras el desayuno, sin embargo,mucho antes de lo que nuestro protagonista calculaba sonó el portero automático.
-El taxi.
-Que pronto ha llegado.
-Si, estaba aquí al lado, ¿baja usted ya?.
-Si, déme un minuto.
A veces, hasta las cosas cuando salen bien, salen mal, tras coger la bolsa con las cosas del trabajo, farfulla que si lo llega a saber se levanta diez minutos más tarde mientras baja por las escaleras.
-Buenos días, ¿dónde vamos?.
-Al Aeropuerto, a salidas.
Nuestro protagonista se alegra que el taxista no sea uno de esos choferes charlatanes, que sin conocerte de nada, cuando subes a su vehículo, te comienzan a hablar de fútbol, o del tiempo, o de lo duro que es su trabajo y lo opresores que supuestamente son los Policías Locales. A esas horas las ganas de hablar son escasas, supongo que  el esta tan hecho polvo como yo, piensa nuestro insomne amigo.
El tráfico es escaso, y a pesar de los semáforos el viaje transcurre rápido, y tranquilo por la Avenida del Cid, hasta que.
-Jorge, ¿te llamas así , verdad?.
El aludido, sale del sopor en el que estaba envuelto de una forma brusca y confusa.
-Eeeeeh si, ¿cómo sabes mi nombre?.
-No te pongas nervioso, te va a sonar el móvil en unos segundos, es MUY importante que atiendas la llamada y colabores en todo.
En ese momento, Jorge muy sobresaltado trata de atar cabos, ¿el taxista sabe mi nombre?, me van a llamar por teléfono, y bruscamente cae en la cuenta. Me están secuestrando.
Instintivamente el pasajero trata de abrir las puertas, pero las mismas están bloqueadas, el taxi es uno de los que están equipados con una mampara de seguridad, no puede golpear por la espalda al conductor.
-Te he dicho que no te pongas nervioso, no puedes abrir las puertas, no puedes hacer nada, así que déjate de gilipolleces, No soy tu enemigo, estamos juntos en esto, estamos igual de jodidos.
-Y una mierda, me estas secuestrando cabron.
-¿Qué cojones crees, ¿que yo hago  esto por aburrimiento?.
Rrrrrrriiiinnn, rrrrrrrrrriiiiin
-Coge el puñetero teléfono, y cálmate joder.
En todo momento, el coche no ha aminorado su marcha en lo más mínimo, están a punto de salir de la ciudad y tomar la A-3 la Autovia  Madrid-Valencia, si todo fuera bien estarían a unos 5 minutos del trabajo de Jorge, sin embargo ahora mismo El pasajero no tiene ni idea de en que punto se encuentra su vida.
-Si, dígame.
-Jorge soy yo,,,,, por Dios nos tienen a la niña y a mi, HAZ lo que te pidan, me oyes, haz lo que te digan, o si no, nos mataran.
Tras escuchar a Nuria, su mujer, decir esto último, la llamada  termina, alguien colgó al otro lado, Jorge se queda alelado mirando el móvil que tiene en su mano derecha, lo usa todos los días, y parece que no lo hubiese visto nunca.
Aaaahhhh, crack, El secuestrado ha estampado el teléfono contra la mampara de seguridad del Taxi, rompiéndolo en mil pedazos.
-Ya basta de numeritos, cálmate, te has cargado el móvil, y quien sabe, a lo mejor nos hubiera venido bien, nunca se sabe, se trata de que sobrevivamos, todos, tu familia, tu y yo. ¿quieres que te informe de la  situación, o vas a seguir histérico?.
-¿Que situación ?, hijo de puta.
Esta contestación, Jorge la ha dado con una tremenda irá contenida, los músculos de los brazos crispados, pero hablando despacio, el secuestrador nota en su nuca, unos ojos inmóviles pero locos de rabia.
-Esa actitud ya me mola más, ¿ves donde estamos no?, hemos salido de la ciudad, estamos a unos 5 km del aeropuerto, pero lo vamos a sobrepasar, seguiremos recto dirección Madrid, ¿conoces siete aguas?.
-Si está a unos 26 km de donde estamos ahora mismo, en línea recta.
-Bien, pues en la salida de la autovia de  ese pueblo, hay un área de servicio abierta 24 horas, se llama "Las Moratillas", hay que dar cambio de sentido como sí volviéramos a Valencia.
-La conozco.
-Vale pues nuestro objetivo es llegar vivos a ese área de servicio, y hablo en plural por que mi pellejo esta tan en juego como el tuyo.

Fin del capítulo I de "El Taxi".
En Valencia (España), a noviembre de 2013.
Ernesto. 



El Taxi II

Jorge intenta controlar su ira, comprende que tiene que calmarse y tratar de comprender de que va todo esto.
- ¿LLegar vivos, quien intentaría matarnos?, y sobre todo, ¿quién coño sois y por que la habéis tomado con los míos y conmigo?.
- Es un puto juego, te lo creas o no, es un puto juego. Ellos lo saben todo sobre ti saben como te llamas, donde vives, que pasaste unos años en el ejército y serviste en Irak y Afganistán, luego tuviste familia y decidiste dejarlo. Pero era un mal momento comenzaba la puta crisis año 2009, ese negocio que montaste la empresa de reformas se fue al garete, luego tu mujer perdió su trabajo y era un buen trabajo en un laboratorio farmacéutico.
Ahora eres vigilante de seguridad en el Aeropuerto, ganas 1000 euros al mes, le debes pasta a un montón de gente y tienes recibos impagados.......ellos lo saben todo. 
Si llegamos vivos a "Las Moratillas", no le ocurrira nada a tu familia y tu cobraras 12000 euros en efectivo, y no pasara nada, aquí paz y después gloria, jamas te volverá a buscar nadie.
En ese momento el conductor hace un alto en la exposición, sabe que es mucha información para muy poco tiempo, tiene que digerirla y luego prepararse, le observa por el retrovisor, petrificado, Jorge parece una reproducción en cera de si mismo.
Mientras esto sucede el taxi a sobrepasado el Aeropuerto y avanza en la oscuridad por la A-3 sentido Madrid, hasta que el conductor observa dos luces que se aproximan por detrás a velocidad vertiginosa y responde acelerando.
-Creo que el baile ha empezado, osea que reacciona este número es para un duo. Levanta el culo y coge tu armamento, esta dentro del asiento estas sentado encima.
A pesar de que el Taxi ha acelerado hasta los 160 por hora, las luces se les están echando encima, Jorge da un tirón del asiento y localiza un fusil de asalto AK 47 con dos cargadores de repuesto y una pistola H&K del 9 parabellum con tres cargadores de repuesto. 
- Voy a salirme por la vía de servicio.
El falso taxista da un volantazo y a gran velocidad consigue salir de la autovia, pero no han conseguido despistar a sus perseguidores, ratararatarTaratTa,,,, el cristal trasero del taxi salta en pedazos, un ráfaga de disparos atraviesa el vehículo sin milagrosamente herir a ninguno de los dos desgraciados que lo ocupan.
-Responde hijo puta nos fríen.
Jorge no puede pensar, esta conmocionado pero su cuerpo recuerda viejos hábitos, viejo adiestramiento, tumbado en el asiento monta el arma y pone la aleta selectora en modo ráfaga, el aire helado de la madrugada le golpea en el rostro y las luces le deslumbran pero Jorge está disparando. Súbitamente el vehículo perseguidor se desvía, estrellándose contra el muro de cemento que delimita una fábrica que acaba de superar el taxi, Jorge se vuelve a agachar mientras cambia el cargador del AK y se queda tumbado recuperando el resuello, una explosión quebranta el silencio de la noche.
-Ja, esos hijos de puta debían llevar alguna granada, lo has hecho bien chaval.
-Chaval, tu puta madre.
-Jaja, no seas susceptible, ahora tengo que volver a la autovia, en la vía de servicio con cruzarnos un contenedor ya nos hacen una emboscada, y hay que continuar sentido Madrid como sea.....Como sea.
-Parece que lo sabes todo de mi, y yo no se ni como te llamas.
-¿Te parece importante en estas circunstancias?, no me jodas, lo único que necesitas saber es que o morimos o sobrevivimos juntos, jaja esa relación no la tienes ni con tu mujer, que mas quieres saber, no hay nada mas, nada.
-¿Estás como yo, arruinado?.
-No creerás que hago esto por gusto, claro que mi vida es un vehículo sin rumbo, intento enderezarlo, si esto sale bien tendré  la oportunidad de un nuevo comienzo, y si sale mal que mas da, prefiero morir embistiendo con un coche a un hijo de puta. A morir debajo de un puente con una jeringuilla en un brazo, o una botella debajo de el, yo no me llevo 12000, me tocan 24000. No te ofendas, yo estoy participando del secuestro de una familia, piensa que si acabamos en un cuartel, tu eres la víctima y yo el delincuente.
-Si me hago cargo.
Mientras se está produciendo esta conversación el vehículo sigue avanzando, todo parece que marcha bien hasta que,,,,,
-E Jorge, creo que vuelven a la carga, vamos allá.
Y es que mas o menos a unos dos kilómetros por delante, se observan cuatro luces traseras es decir dos coches circulando en paralelo y aparentemente a muy poca velocidad, situación que no seria potencialmente alarmante, hasta que ambos vehículos apagaron simultáneamente las luces, manteniendo la formación paralela ocupando los dos carriles de la vía.
-Mierda párate, hazte a un lado en el arcén, damos marcha atrás y volvemos a la vía de servicio, pero hazlo ya.
-No puede ser tío, ese no es el trato, tengo que avanzar todo el rato.
-Mierda así no tenemos ninguna oportunidad.
-Mala suerte chaval.
Y mientras el conductor decía eso, y a punto de alcanzar a los coches que formaban la barrera, extrae de debajo de su asiento una pistola disparando a discreción con la zurda por la ventanilla del conductor.
-Chaval tu puta madre, suicida hijo de puta.
Jorge insulta a su compañero al mismo tiempo que dispara una ráfaga larga con su Kalasnikov. Sacando medio cuerpo fuera del taxi tras romper la ventanilla de un culatazo, disparos y detonaciones, No se puede ver nada, Jorge esta a punto de salir despedido el coche esta dando bandazos, esta boca bajo, las chispas que desprende la fricción del techo del Taxi contra el asfalto relumbran en lo que queda del habitáculo. Jorge consigue abrir los ojos, y las noticias no son muy malas han volcado si, pero los dos coches de los pistoleros también, deben haber chocado todos contra todos, así que el secuestrado tras asegurarse que todos sus miembros están en su sitio, sale arrastrándose del Taxi con la pistola y el AK en las manos.
Entonces recuerda a su compañero de desventura, no le cae muy bien, pero están juntos en esto. Desgraciadamente Jorge comprueba que su captor se ha roto su cuello de sicario, ya advierte la Dirección General de Tráfico de los inconvenientes de no usar el cinturón de seguridad, nuestro antihéroe piensa que con semejante circo la Guardia Civil debe de estar a punto de llegar, de manera que decide largarse de allí.
Una bala ha pasado rozando a Jorge, este se lanza al suelo y comienza a girar frenéticamente en 360º.
Entonces lo ve esta a su espalda, uno de los tipos enviados para acabar con ellos, tiene su cara cubierta de sangre, pero empuña un arma y esta abriendo y cerrando los párpados, esta intentando aclarar su visión, para efectuar un segundo disparo a ser posible mas certero, solo le queda otro cartucho, de manera que como buen asesino esta intentando comportarse con frialdad y apuntar.
Pero nuestro protagonista tiene mas munición ademas de buena visión, por lo que le manda al infierno en un santiamén.
- Vale me estoy largando de aquí, si alguno esta oyéndome dentro de algún coche le juro que como asome su puta cabeza, se la reviento de un taponazo en un pispas, no se os ocurra hacer nada. Hijos de puta.
Esto lo dice jorge, mientras avanza arrastras fuera de la calzada y rueda bajo el quitamiedos alejándose, a hecho bien, en la distancia ya se observan las luces de los rotativos acercándose, pero no le cogerán, al menos no hoy, piensa el secuestrado ahora fugitivo.

Fin de el capítulo II de "El Taxi".
En Valencia (España), a octubre de 2014.
Ernesto.



domingo, 13 de julio de 2014

EL HOMBRE GRIS XI

Nos acercamos a los monitores y le vimos, allí estaba el , sentado sobre el camastro de la celda con la mirada perdida en los muros de la misma.

Hasta que nos percibió y con un movimiento pausado del cuello, levanto su cabeza y clavo sus ojos en la cámara, unos ojos gélidos de mirada muerta. El Guardia que tenía como misión observar permanentemente ese monitor, el Exorcista y yo, los tres sentimos en ese momento un escalofrío que nos recorrió hasta el alma, en ese momento se disiparon toda las dudas, Ernesto Cort no tenía ningún control de su cuerpo, Lucifer estaba al mando hay dentro, y será muy difícil desalojarle.
-Buenas soy el Sargento Granja de la UCO, mi acompañante es el Padre Tamarit. creo que somos los únicos autorizados a entrar en el calabozo de este detenido.
-Ustedes y el equipo de seguridad de la UEI.
Entonces el Sacerdote tercio en la conversación entre el Agente que vigilaba los monitores y yo.
-Todos lo hemos sentido, sabemos quien esta en ese cuerpo, pero antes de iniciar el rito romano de exorcismo, tengo que entrevistarle para descartar una enfermedad mental, es el protocolo.
-De acuerdo Padre, pero espere un minuto, tenemos que adoptar ciertas medidas de seguridad llamare al equipo
El Guardia Civil que vigilaba la celda, se refería al equipo de la Unidad Especial de Intervención, que desde el mismo momento de la detención no se habían separado de Cort, fueron quienes le cogieron, y ahora son los que impiden que huya. 
-Cort, vamos a entrar, sepárate de la puerta.
Acto seguido, cinco Guardias entraron lentamente en fila India, el primero sujetando un escudo, todos armados hasta los dientes.
-Date la vuelta.
Cort obedece con pesadez , moviéndose de forma lenta y anodina, dando la espalda a los Agentes pone sus brazos en cruz y separa las piernas, pura rutina, mientras tanto vuelve a fijar sus ojos en la cámara y nos dedica una sonrisa, pero no es un gesto afable, es una sonrisa de lobo macho alfa de su manada, enseñando los colmillos, e invitando o mejor retándonos a entrar en su calabozo.
El tubo fluorescente parpadeante, da un aire fantasmagórico al pasillo que estamos recorriendo a buen paso, grandes manchas de humedad nos flanquean mientras nos aproximamos al calabozo, corredor largó y estrecho en el que nos hacemos a un lado cuando nos cruzamos con el grupo que ha colocado las sujeciones al no muerto.
Grilletes en los tobillos, unas correas de cuero le unen ambas rodillas, los brazos y el torso sujetos mediante camisa de fuerza, todo el conjunto unido por unas cadenas, que a su vez sujetan con dos vueltas al poseso a una enorme argolla sita en la pared.
-Hola Sargento, vaya Padre cuanto tiempo, no voy a insultar su inteligencia fingiendo sorpresa, sabía que venían siento no poder ofrecerles algo. 
-Hola Ernesto, ¿o no estoy hablando con Ernesto Cort?.
-Cura, ya sabes con quien estas hablando. Pero si quieres jugar, jugaremos.
- No es un juego es cortesía,  no dudo estar entre caballeros, y dado que las personas educadas se presentan. Empezare, yo soy Vicente Tamarit, y mi colega es el Sargento Raul Granja. 
-Jaja, caballeros yo tengo muchos nombres, y en muchos idiomas, bueno en realidad en todos los idiomas. Todas las culturas y civilizaciones me nombran, Lucifer, Demonio, Diablo, pero me aburre hablar de mi mismo, por favor continue con su discurso ensayado Cura, ahora ¿piensa pedirme que le haga unos test?. 
- No, evidentemente es innecesario  pero tengo un par de preguntas, ya sabe soy un vulgar humano preguntón.
-Adelante.
-¿Por que eligió a ese desdichado?.
-El vino a mi. 
-¿Que pretende?.
-Por fin una buena pregunta, quiero ganarle una batalla a mi hermano santurrón  ya sabe, su jefe Dios. Solo una batalla, ninguno de los dos puede ganar la guerra, el Universo se sostiene sobre el equilibrio entre nosotros dos, pero ganar pequeñas batallas me encanta, y esta ya la he ganado, no hay final feliz, jajajaja....no podran hacer una película. 
Estoy alucinando, la sangre no me corre por las venas, el Exorcista y Lucifer hablando cara a cara y tratandose de Usted tranquilamente, parecen un periodista de tve y un portavoz parlamentario. Grabando una entrevista en diferido. 
-Bueno, estará de acuerdo conmigo en que esto es innecesario.
-Por supuesto.
-Voy a practicar un ritual de exorcismo, le expulsare del cuerpo de ese pobre hombre.
-Aunque lo consiga, ha perdido y lo sabe, recuerde que veo su mente Cura.
Hemos salido del calabozo, y mientras Tamarit se prepara, yo trato de tomar un vaso de agua pero me tiemblan demasiado las manos. Hace un momento estábamos hablando con el Demonio, ya no tengo la sensación de irrealidad, tengo muy claro lo real que es esto, por eso estoy muerto de miedo.
-Padre, ¿El exorcismo saldrá bien?.
Pero no me contesta, tiene la mirada fija en la nada, no esta asustado como yo, el esta concentrado como un jugador de ajedrez frente al tablero.
Mientras se pone los hábitos miro sus manos, su pulso es firme la respiración es pausada y rítmica, que par de huevos tiene este cabrón.
-Raúl ¿Vamos allá ?.
-Si, que remedió, ¿voy solo en calidad de testigo, o tengo que hacer algo?.
-Viene en calidad de fiel, el Rito Romano de Exorcismo se practica en presencia de la comunidad cristiana. Supongo que ya tiene claro que Dios y el Demonio existen, su mente analítica habrá finalmente aceptado que existen entes superiores a nosotros que están totalmente fuera del control de las rígidas reglas de la Ciencia.
Entonces di la que seguramente era la respuesta más sincera de toda mi vida.
-Si, joder a fuerza ahorcan.
Tamarit esta bendiciendo el agua con las dos manos juntas, mientras comienza a recitar las oraciones y salmos del Ritual.
"Dios, que para la salvación del género humano, hiciste brotar de las aguas el sacramento de la nueva vida, escucha, con bondad, nuestra oración e infunde el poder de tu bendición sobre esta agua". 
-Empieza el juego Cura, vale jugaremos.
El Exorcista ha comenzado a aspergernos con el agua bendita al poseso y a mi.
"Queridos hermanos, supliquemos intensamente la misericordia de Dios para que movido por la intercesión de todos los santos atienda bondadosamente la invocación de su Iglesia a favor de nuestro hermano Ernesto Cort que sufre gravemente." 
-Sabes lo que te digo Cura, me voy.
En ese momento el detenido, da un grito y de un tirón, se arranca la camisa de fuerza, quedando sólo sujeto mediante grilletes en los tobillos y cadena que lo fija a la pared.
"Señor y Dios nuestro, a quien pertenece compadecerse siempre y perdonar, escucha nuestra súplica para que la compasión de tu misericordia libere a este servidor tuyo Ernesto Cort que está sujeto por las cadenas del dominio diabólico. Por Jesucristo, nuestro Señor." 
Yo retrocedo y encañono al cuerpo propiedad de Lucifer, el corazón parece que me va a estallar, notó los latidos alocados como golpes en los tímpanos. 
Cort, se esta arrancando los grilletes de los tobillos, yo disparo tres o cuatro veces contra sus piernas, sólo acierto un tiro a pesar de estar a unos tres metros.Confusión, más ruido, Me empujan a un lado, Cort cae, el equipo de la UEI está en el calabozo y un Agente lo rocía con un spray, mientras los otros le golpean en rodillas y cadera con unas defensas extensibles metálicas.
"Señor, tú eres nuestra defensa y nuestro refugio; te pedimos que libres a tu hijo Ernesto Cort de la trampa de los demonios y de la palabra cruel de los perseguidores. Protégelo bajo la sombra de tus alas rodéalo con el escudo de tu fortaleza y muéstrale la clemencia de tu salvación. Por Cristo, nuestro Señor. Amén." 
Tamarit ha seguido recitando, mientras yo disparaba, y mientras un segundo después los compañeros lo derribaban golpeándole las articulaciones, el continuo a lo suyo impertérrito.

-Pase lo que pase no vuelvas a disparar payaso, estamos al otro lado de esa puerta.
Me lo ha gritado el Cabo de la UEI a dos milímetros de mi cara.
-Cura, aunque me expulses de este inútil cuerpo he ganado, no hay final feliz, y lo sabes.
Tamarit le ignora y pone las manos sobre su cabeza

"Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, 
padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén." 

Aaaaaahh,,,yo creo en mi, y en vuestra puta madre.

Lucifer esta gritando y perdiendo el control aparentemente. 
Ahora el Exorcista le apoya la Cruz sobre la frente y continúa con las oraciones rituales

"Ante la Cruz de nuestro Señor aléjense de aquí, todas las fuerzas enemigas."
Aaaahhhh, Ernesto, o mejor dicho el Diablo, da un salto y vuelve a romper las sujeciones, pero no ocurre nada. Su cuerpo esta inerte, puede ser un truco, de manera que no me acerco, en cuanto al cazador de demonios, está en pie con la cruz en la mano derecha alzada en dirección al caído.
-¿Qué ha pasado?, ¿dónde estoy?.
Tamarit y yo estamos alelados, ¿es posible que hayamos vencido?. Y fijándose Cort en los hábitos que viste el exorcista.
-Padre, es el accidente verdad, como,,,,como esta mi familia, dígame algo.
Ernesto intenta ponerse en pie pero se desploma gritando de dolor, pequeño detallé piernas y cadera están rotas. Y ya no tiene capacidades sobrehumanas.
-Ernesto, soy Sargento de la Guardia Civil, ya ha terminado todo ahora le llevaremos al hospital, eso es lo primero luego ya hablaremos de todo lo que ha pasado qu....
Un fortísimo dolor me machaca la cabeza, no veo bien , pero ¿qué pasa?.
Estoy de rodillas levanto la cabeza que me sujeto con ambas manos, y si, Cort está en el suelo sangrando, maldito cabrón.
Me revuelvo a pesar de tener una brecha en la cabeza, me dejo caer a un lado y ruedo para esquivar un segundo posible ataque mientras desenfundo.
Pero es tarde, delante mío, en mi puñetera cara, el sacerdote esgrime una pistola con la misma mano que sujetaba el crucifijo momentos antes, y remata de un tiro en la cabeza a Ernesto Cort, lo ha asesinado. Por el rabillo del ojo veo que se abre bruscamente la puerta del calabozo, el Cabo del equipo de seguridad esta entrando.
-Suelta la pistola, suéltala, o te juro que te mato Tamarit.
-No, suéltala tu Raúl, te ordeno que bajes la pistola ahora mismo.
Mientras mantengo encañonado a Tamarit miro a mi izquierda, el Cabo encargado de la custodia del ahora muerto Ernesto Cort dirige su arma hacia mi, y detrás de el se encuentra el Coronel de la UCO hablándome.
-Mi Coronel, este hijo de puta acaba de cometer un homicidio ahora mismo en mi cara, no se va a ir.
- Si, se marcha y no vamos a hacer nada, homicidio no digas tonterías eso no era un hombre Ernesto Cort llevaba meses muerto.
¿Que proponías haber hecho con esa criatura, que hubieras hecho?.
-Aplicarle una ilegal pena de muerte seguro que no era una opción, hubiésemos buscado otra forma de procesarle.
-¿Procesarle?, no digas tonterías entérate, NO ERA HUMANO, se esta muy bien, es muy confortable la torre de marfil. Pero yo resuelvo problemas, lo hago todos los días, emitimos una rueda de prensa ¿hacemos eso?, hablando de un muerto poseído por el demonio que ha estado matando gente en Valencia, entre ellos un compañero nuestro, eh, y lo llevamos al Juzgado de Guardia ¿no?.
Y el Fiscal ¿a quien acusa?, al Demonio. 
No me hagas reír Raul, madura anda.
-Se lo dije esta mañana en la estación cuando me recibió Sargento, la vida tiene que seguir su curso, un muerto no puede andar por ahí, va en contra de la Naturaleza, Dios no lo quiso.
En ese momento, me di cuenta que no tenia salida no podría hacer nada. Ademas realmente ellos tenían razón Lucifer nos condujo a un callejón sin salida, pero las cosas no se hacen así  no esto no es forma de solucionar un problema como dice el jefe.
-Nosotros no vamos matando gente por ahí Coronel, eso también es contra natura. En cuanto a Usted Cura, como el dice, no tiene ni nombre lo que has hecho, has mentido, traicionado y matado. ¿Cuantos pecados capitales has cometido?.
Solo añado una cosa mas, idos a la mierda los dos.
Camino por el centro de Madrid, algunas personas me miran, ya que de la parte posterior de mi cabeza sigue manando un hilo de sangre que esta empapando mi camisa, y en mi mente una idea fija, el venció, el mal ha prevalecido.

Fin de "El Hombre Gris".
En Valencia (España), a Julio de 2014.
Ernesto.









domingo, 4 de mayo de 2014

NOTA DEL AUTOR

Buenas queridos lectores:

Este X capítulo de "El Hombre Gris", es el penúltimo,  he decidido dividir el final en dos partes, para no hacer demasiada pesada la lectura frente al ordenador.
Por lo tanto en la próxima publicación, se desvelara este duelo entre el bien y el mal, (argumento viejo como el mundo). Que espero este siendo de vuestro agrado.
Sina nada mas y agradeciendo nunca lo bastante el que estéis ahí, os dejo con nuestro hombre gris, un abrazo.

Ernesto.

EL HOMBRE GRIS X

Miro el panel informativo de llegadas, faltan 10 minutos para que haga su entrada el AVE que viene de Valencia. Trato de moverme con agilidad en medio del enjambre humano que me rodea, estudiantes con grandes petates que salen de Madrid, matrimonios de mediana edad con hijos, que se dirigen a unas vacaciones gratuitas en el pueblo, alemanes y rusos en pantalón corto, que tratan de descifrar con mirada concentrada la guía turística o el plano de rigor.
En fin todo lo que uno se puede encontrar un 30 de abril en la Estación de Madrid-Atocha, yo estoy aquí para recoger personalmente al Padre Tamarit, por razones de seguridad, trasladamos hace un par de días a Ernesto Cort a la Dirección General en Madrid. Al principio el Juez de instrucción de Valencia fue un poco reticente, dado que todos los Asesinatos cometidos por Cort lo fueron en la provincia de Valencia. Pero cuando el forense, blanco como una pared de cal y con las manos temblorosas, le mostró las pruebas científicas, inexplicables científicamente, que certificaban que el detenido rompía puertas blindadas a patadas, y sobre todo que tras recibir varios impactos de bala en el pecho y otro en la frente, se encontraba en ese momento vivito y coleando, observando el techo de un calabozo más aburrido que otra cosa, pues le teníamos totalmente inmovilizado, con correajes, grilletes, camisa de fuerza, y todo lo que se nos ocurría. 
Como digo, en ese momento su señoría se agarró a algún tecnicismo jurídico, relativo a delito continuado de extrema gravedad y circunstancias especiales,  etc etc, para facturarlo en dirección a la Audiencia Nacional en Madrid, vamos que no quería situarse cara a cara con el ni harto de vino, y sobre todo no pensaba enviarlo a prisión, no sea que el interesado se lo tomara a mal.
Así qué tras recordarle al Juez de Valencia, lo que significaba el secreto de sumario, metimos a Cort en un furgón acorazado  de Banco de España y nos vinimos a la capital del Reino,  estos furgones están diseñados para no ser abiertos de ninguna de las maneras, que nadie pudiese entrar de forma alguna, decidimos utilizarlo por que nos aseguraron que sin las claves y llaves necesarias, tampoco nadie podía salir de uno de ellos ni por las buenas ni por las malas.
Ya veo al exorcista avanzando en mi dirección por el anden, paso lento y pausado, recreándose en el paseo por la estación, recordaba su severa barba y su mirada intensa, de guerrero de Dios, de haberlo visto todo sin haber sentido nada. La misma mirada que he visto en otros compañeros, veteranos de la lucha antiterrorista, contra el crimen organizado o de  Criticas misiones en el exterior, miradas pérdidas en hombres muchas veces perdidos, que se aferran  a su trabajo por que ya no les quedaba en ocasiones otra cosa, en sus peligrosos recorridos por la vida habían ido perdiendo amigos y familia. Se tenían a sí mismos a su deber y a sus compañeros. Y sus recuerdos, aunque estos solían ser secretos de Estado, y permanecían en su mente bajo siete llaves,esa, esa mirada era la que tenía Tamarit.
Viste riguroso traje sacerdotal negro con alzacuellos, que contrasta con la tableta que sujeta en su mano derecha, mientras con la zurda arrastra una maleta troley.
Siglos XIII y XXI unidos en la misma persona.
-Buenos días Sargento.
-Buenos días Padre, ¿qué tal el viaje?.
-Demasiado corto, antes en un trayecto Valencia-Madrid en ferrocarril, uno tenía tiempo de leer, mirar el paisaje, y tomar un oscilante café con leche en el vagón cafetería, ahora cuando te das cuenta ya estas aquí, en Atocha, no término de entender esa obsesión que ahora presenta el hombre por hacerlo todo rápido, comer rápido, viajar rápido, el tiempo es el tiempo, y tiene su proceso, todo debería de seguir su proceso,,,,,añade pensativo.
-Ahora todo el mundo quiere no perder tiempo, aunque pensándolo bien, tiene usted razón, el tiempo nunca se pierde se invierte, y de nuestra sabiduría y experiencia depende invertirlo bien, o mal. Pero el mundo actual ha dejado esa mentalidad fuera de lugar, Platón tenía tiempo para pensar, a mi no me lo conceden.
-Bueno Sargento, como acaba de decir, el mundo actual no es amigo de las filosofías, así que informe me de la situación. Aparcaremos esta charla para otro momento.
-El asesino ha sido trasladado aquí por seguridad, en la Comandancia de Valencia podría haber huido, en la Dirección le tenemos encerrado en un sótano de hormigón. Se encuentra bien, no presenta remordimientos, tampoco parece tener temor ante su incierto futuro, ni tan siquiera curiosidad, responde a nuestras preguntas con monosílabos y deja pasar las horas, da la sensación de estar a la expectativa, es consciente de ser un monstruo, e intuye que vamos a adoptar alguna medida nada ortodoxa. De manera que está a la espera, viéndolas venir.
-El que cree que vamos a hacerle.
-No lo se, la verdad, cuando trato de interrogarle ni siquiera se a quien, o a que me dirijo, ¿ a quién pregunto, cuando preguntó, a Lucifer o al señor Cort?. ¿Quien esta ahora mismo dentro de ese cuerpo?.
Entonces el Padre Tamarit, me miro de una forma extraña, sin cambiar el paso giró la cabeza y me clavó esos ojos helados. Pero no con suficiencia como siempre hacia el arrogante cazador de demonios, sino de manera inquisitiva, e incluso con cierta admiración.
-Probablemente Sargento Granja, usted ya no tenga que demostrarme nada, ni a mi ni a nadie más. Pero aún así se lo voy a decir, es un gran investigador, ¿sabe por que?.
-Por que hago las preguntas exactas, en el momento preciso.
-Exacto.
-Le agradezco el cumplido, usted debe ser de esas personas poco proclives a halagar a los demás, de manera gratuita.
El cura había vuelto a su rictus inicial, mirada perdida que arrastraba sobre las personas con las que nos cruzábamos. Y con una leve risita, que intuyó en nuestro exorcista es lo más parecido a una carcajada que se le puede sacar, contesto sin mirarme, y regresando a esa soberbia que yo tanto odiaba.
-Créame, lo soy.
-No me ha contestado.
-La verdad todavía no lo se. No se todavía quien tiene el cien por cien del control sobre el cuerpo de ese desdichado.
Por cierto, y esta no es una cuestión baladí. ¿Qué piensan hacer con el cuando todo termine?.
-Depende, depende de lo que usted determine que es ese ser, Ni la Guardia Civil, ni el Poder Judicial, tienen ningún procedimiento para estos casos. Si usted lo exorcizara con éxito, imagino que se le podría juzgar , aunque depende de sí era consciente, o no de lo que hacia. 
Si usted no consigue sacar el demonio de dentro de Cort, no lo se. Por qué entonces supongo que a Cort, No se le puede considerar responsable de nada, la verdad, esta situación carece de precedentes, estamos improvisando con cada paso que damos.
Y la verdad, no se que ocurrirá esta tarde, como voy a suponer que sucederá dentro de tres días, este caso es una locura, una absoluta locura la cual todavía me resulta irreal. Mi yo consciente en parte se niega a aceptar todo esto, y desea despertarse en algún instante. Como sí todo esto fuera una macro pesadilla.
-No Raul, esto es real, muy real, y recuerde algo esencial.TODO debe seguir su curso, hay un orden natural de las cosas.
Dios así lo quiso.

Fín de el capítulo X de "El Hombre Gris".
En Valencia (España), a Mayo de 2014.
Ernesto.





domingo, 9 de marzo de 2014

EL HOMBRE GRIS IX

En los 9 años que llevo en la UEI, uno se acostumbra a improvisar, a adaptarse a entornos de todo tipo para realizar la misión. Pero hoy ha sido lo máximo, hace un par de horas la UCO nos dijo que el asesino que habíamos venido a detener a Valencia era un muerto viviente, vamos no me jodas.
Le voy dando vueltas al plan mientras subimos en silencio por las escaleras, el compañero de apertura volara la cerradura, y cuatro parejas de asalto cubiertas por un escudo balístico entraremos en la casa, se supone que es una vivienda pequeña tres habitaciones, salón, cuarto de baño y cocina, en forma de L.
El escudo balístico correrá hacia las habitaciones, mientras limpiamos cocina y comedor, no sea que el hijo de puta tenga insomnio y este haciéndose un cola cao, aunque si lo que dice la UCO es verdad. ¿ dormirá?, planta once, faltan dos pisos, sí lo que dicen los investigadores es cierto, es muy difícil matarle pero si es factible el reducirle, en uno contra uno el zombi no pudo cargarse a ese tal Granja, que tampoco parece gran cosa.
Planta doce: aquí se queda el compañero que cubre la escalera de bajada, cuando el escudo llegue frente a las habitaciones, imagino que el saldrá, y la tendremos, disparos en las piernas, y nos echamos sobre el.
Todo debería de salir bien, debería.
Décimotercera, aquí es, la formación se detiene en la escalera. Sin hablar pulsó dos veces la tecla de la emisora, es la señal convenida para que el compañero que está en los contadores de la comunidad, anule la luz de la vivienda del objetivo.
Ya con las gafas de visión nocturna puestas, me agacho y me asomo al descansillo, nadie, por la ranura debajo de la puerta tampoco se percibe nada, el silencio es absoluto, sólo los latidos fuertes de mi corazón martilleando en la cabeza. Mi cerebro ya ha dado la orden de segregar la adrenalina, todo ha comenzado.
Kkkkkllack.
Las cerraduras han volado por los aires, el compañero que porta el escudo balístico avanza por un pequeño pasillo hasta el salón, voy pegado a el, con el cañón de mi subfusil apuntando al frente justo por la derecha del escudo.
-Limpio.
Estamos cubriendo el final del pasillo, mientras se limpian la cocina y el salón, cuando veo un brillo metálico y dos ojos.
-Guardia Civil, alto.
Todo se precipita, en décimas de segundo he realizado dos disparos, el hacha a caído al suelo, le di en el brazo armado. Pero el objetivo se repone, y a pesar de que Julián el compañero que lleva el escudo pesa 95 kilos, sale volando hacia atrás gimiendo al quedar sus pulmones totalmente vaciados de aire por el tremendo golpe, de una patada el objetivo saco a Julián del pasillo para retroceder hasta una habitación.
Me ha adelantado otra pareja,ya que cuando el compañero del escudo salió proyectado, yo que estaba pegado a el no llegue a caer, pero durante casi un segundo me tambalee como en la cubierta de un buque en plena tempestad.
-Pum, alto, al suelo.
Es una habitación pequeña, solitaria cama desvencijada, entre una ventana por la que penetra la penumbra del patio de luces y un enorme armario rústico, apenas hay espació para pelear, otro Agente de la UEI le dispara dos veces a quemarropa en una pierna, mientras el no muerto le sujeta por el chaleco antibalas, el Guardia le da una patada en la pierna herida para derribar al asesino, pero esté lo levanta en vilo y lo echa por la ventana ayudandose de un brusco giro de cadera.
Mientras el Guardia Civil atraviesa los cristales con un rictus de terror en la cara, y se precipita al vacío, su compañero esta respondiendo, se escuchan otras dos detonaciones, el asesino desequilibrado con ambas piernas tiroteadas se sujeta al cabecero de la cama para no caer, El Guardia que le ha disparado, con un gesto de triunfo en la cara se lanza sobre Cort dandole un culatazo en la mandíbula, cuando el asesino cae, el Guardia cree rematarlo con una brutal patada en la cabeza,pero este se rehace y desde el suelo consigue tomar el pie que le ha golpeado girándolo 90 grados hacia abajo destrozando el tobillo del compañero.
La tercera pareja de asalto esta entrando en la habitación, pero es tarde, cuando Enrique así se llamaba el Agente, mi compañero,cae, ese hijo de puta le rompe el cuello de un tirón seco del casco blindado.
Más disparos, la tercera pareja esta disparando, yo también, me he tirado al suelo para tener ángulo de tiro en ese mínimo espacio, y mientras disparo, una, dos , hasta en tres ocasiones, en el pecho de ese criminal.
Silencio, dos cadáveres en el suelo, cristales y casquillos de bala por todas partes.
-Grilletes, hay que esposarle de pies y manos.
-Sargento, esta como un colador, lo hemos matado.
-¿Olvidáis la reunión con los de la UCO?.
-No esta vivo.
-Obedeced, coño, vamos a esposarlo de pies y manos, y con doble grillete.
-UCO,¿me recibís?.
-Si adelante.
-Le tenemos, podéis subir.
Los tres minutos que tardaron el Coronel y el Sargento de UCO en subir, fueron los más largos de mi vida, probablemente los otros 5 compañeros supervivientes del equipo piensen lo mismo, ¿cuándo antes se ha custodiado un detenido así?.
Sentado apoyando su espalda contra el armario, con dos pares de grilletes sujetando sus brazos, e igual medida de seguridad sobre sus piernas. Como digo sentado vivito y coleando, con once impactos de bala en el cuerpo, de los cuales cuatro en el pecho y uno en la cabeza, en el centro de la frente, entre los ojos.
La mirada perdida en la tenue claridad de la madrugada que se filtra por la ventana, y respirando pausadamente, como si estuviese concentrado tratando de recordar algo. 
Hasta qué giró la cabeza y les vio.
-Oh, buenas noches, Sargento,,,,, ¿Granja?, veo que me ha vuelto a encontrar, bien ¿y ahora?.

Fin de El Hombre Gris IX
En Valencia (España), a Marzo de 2014.
Ernesto.